miércoles, 16 de abril de 2014

Los archivos del cuaderno negro: El guardián del bosque.

Saludos a mis hordas rugientes, que vuestro rugido ponga en fuga a las legiones de la oscuridad, en este blog no las queremos. ; D
Un buen día me pasé por mi tienda de materiales de dibujo habitual y me hice con un pequeño cuaderno muy bonito, que hacía tiempo quería poseer. Tapa dura y lomo cosido, lo cual le da la apariencia de un libro, perfecta unión entre lo práctico y lo elegante. Papel de 100 gramos, lo que me permite pocas tropelías antes de que el papel se sature pero en principio solo se trata de bocetos a lápiz. LA IDEA: llenarlo con un dibujo al día, nada de buenos dibujos, solo de garabatos hacia arriba. Pero he descubierto que cuando nada serio me ata tiendo a lucirme. (Unos días más que otros). A fecha de hoy ya he acumulado unos cuantos, y los iré poniendo. 
Empezaremos con el guardián del bosque. Si; lo cierto es que este día me cogió inspirado. Se parece más que curiosamente a un ent, pero en el momento ni lo pensé. Pensaba más en algún tipo de duende camuflado, El guardián es una suerte de gárgola arbórea, Inmóvil, se esconde en la espesura; al viajero desprevenido tan solo se le antojara estar viendo otro árbol, más tal no es.
El guardián vigila siempre, es el principal defensor de las criaturas del bosque, no el único defensor, ni el más poderoso, pero si uno con unas dotes nada despreciables.
Con los años acumulados, en su de por si longeva existencia, a aprendido que la mayor parte del tiempo no tiene ni que mover un musculo. Un sonido, un temblor, un rumor hueco y las mentes hacen el resto. La mayoría huyen despavoridos ante el terror de cosas que tan solo intuyen o directamente se inventa. El guardián no goza con ello, es un ser encantador y muy sociable, pero de nuevo su experiencia antepone su deber a su deleite. Salvo gloriosas excepciones, los seres humanos cuanto más alejados mejor. El bosque es vida, y los humanos pocas veces honran ese sagrado don como se merece. Más bien parecen y se comportan como heraldos de la muerte. El fuego, el hierro, son meras herramientas, la codicia y el odio, la necedad y el miedo son armas mucho peores, más dañinas. Enemigos tan antiguos como la existencia pero no tan viejos como el mismo bosque que ya existía cuando los humanos solo eran un rumor de cosas por venir. 
Ya entonces existían y seguirán estando mucho después de nosotros. Tal es la misión del guardián del bosque, Pues el bosque lo componen seres enormes y milenarios pero también seres minúsculos y perecederos. El bosque es la vida y la vida siempre lucha para abrirse paso, dolorosamente pero imperturbable, se empeña en florecer incluso cuando todo lo demás dice lo contrario.
Tal es la misión del guardián del bosque

:) ya os dije que me pillo inspirado, os lo regalo, que lo disfrutéis.
En cuanto a la técnica, rotuladores pincel de la gama de grises.

Los archivos del cuaderno negro y las obras en el contenidas son obra de Juan Pedro Rodríguez Marrero © 2014 queda prohibido su uso y divulgación sin permiso previo del autor y su uso con afán de lucro.



2 comentarios:

Emerty Wolf dijo...

Yeaaaaaaah!! Sigue así!! :D
"nada serio me ata tiendo a lucirme"
Sigue fluyendo con los latidos del Universo y la magia seguirá llegando de tu corazon al papel.

JP dijo...

¡¡¡Gran consejo, gracias!!!